¿Quienes participaron en el Proceso de Paz?

Los participantes primordiales del proceso de paz en Colombia, fueron el  gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC-EP, quienes estuvieron involucrados en discusiones de paz desde la firma de un acuerdo en 2012 para poner fin a los combates.

Palabras clave: Proceso, paz, gobierno, guerrillas, FARC-EP, combates. 

En uno de los primeros ejemplos en América Latina, las comunidades, las víctimas y los representantes de las organizaciones de la sociedad tuvieron  un papel en la búsqueda de justicia, la protección de sus derechos y la expresión de sus necesidades y prioridades dentro de las conversaciones de paz.

Participantes en el proceso de paz

Con la asistencia del PNUD, más de 6.000 personas de más de 2.000 organizaciones comunitarias han contribuido a las conversaciones de paz presentando propuestas sobre el desarrollo rural, participación política, cultivos ilícitos y derechos de las víctimas. 

Dado que los derechos y la distribución de la tierra han estado en el centro del conflicto, la mayoría de la población ha pedido una transformación radical de la realidad rural y agraria de Colombia.

Para promover el objetivo de incluir estas y otras voces colombianas en la mesa, el PNUD dirigió tres foros nacionales sobre Desarrollo Rural, Participación Política y Drogas Ilícitas. Con la ayuda del PNUD, la Universidad Nacional y otros asociados, 4.500 representantes de todos los sectores de la sociedad civil pudieron presentar sus propuestas sobre la reforma agraria y la participación política.

El proceso de paz con las FARC, resultó  en una serie de innovadores acuerdos que se centraron en abordar las causas fundamentales del conflicto, y han sido distintivos en su tratamiento de las mujeres, tanto como grupo cuyas necesidades deben ser atendidas, como en el involucramiento como  participantes en el proceso paz. 

La participación de CAFOD y su papel en el proceso de paz

CAFOD (Catholic Agency for Overseas Development), junto con la iglesia católica de Colombia,  ha trabajado en el país durante más de 40 años, y su programa se centra en la construcción de la paz, la protección de los defensores de los derechos humanos y las comunidades. 

También están comprometidos con el apoyo a las personas desplazadas por el conflicto, el logro en las comunidades de  medios de vida sostenibles, el trabajo sobre las empresas y los derechos humanos, así como la prevención y control de la violencia de género.

El organismo en conjunto con la Iglesia y los socios no pertenecientes a la misma, trabajan con las comunidades de base afectadas por el conflicto. Desempeñando la Iglesia Católica en Colombia  un papel clave como defensora de la paz y los derechos humanos, el reasentamiento de las comunidades desarraigadas. 

Ha tenido un papel muy importante, en la participación de las víctimas en las conversaciones de paz y la necesidad de asegurar que las víctimas tengan acceso a la verdad, la justicia y la reparación.

Igualmente, participaron  en la negociación de la paz, mediante visitas oficiales a La Habana y ayudando a las víctimas a exponer sus perspectivas en propuestas e intervenciones,  así como en la supervisión de su aplicación.

dialogos

Participación de la ONU

El Representante de la Misión de la ONU, que participó también en el proceso de paz, ha venido destacando lo importante que es hoy mas que nunca, el apoyar a las mujeres y los hombres que siguen comprometidos resueltamente con la paz y con la transformación de sus vidas,  las de sus familias y comunidades, informando a los miembros del Consejo en Nueva York, en el 2019,  sobre el último informe de 90 días de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia.  

Las conversaciones formales se iniciaron en Noruega en octubre de 2012, y comenzaron de manera definitiva  en Cuba en noviembre, con  los observadores y garantes internacionales del proceso, en los que, figuraron Cuba, Noruega, Venezuela y Chile.

Este evento trajo muchas preguntas, con sentimientos de escepticismo, duda, optimismo medido, incluso esperanza, sobre las posibilidades de que estas conversaciones tuvieran éxito, donde otras habían fracasado.  

A pesar del anuncio de algunos líderes de las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en 2019,  de un regreso al campo de batalla, ante lo que consideraron una traición del Gobierno, el Representante Especial de la Misión de la ONU, en la asamblea de la ONU, destacó el compromiso de estos excombatientes con el proceso de paz. 

El anuncio del grupo rebelde de una mayor resistencia armada, significó un golpe a los progresos realizados en los últimos tres años, desde la adopción del acuerdo de paz en 2016 entre el Gobierno colombiano y las fuerzas de las FARC-EP para poner fin a 52 años de guerra. Considerando la ONU que, las esperanzas de una paz duradera pueden materializarse, si el espíritu del Acuerdo de Paz se convierte en hechos y acciones concretas. 

En la ONU, el gobierno de Colombia, en la asamblea anual del 2019, reafirmó su compromiso de continuar  apoyando  el proceso de paz y promete erradicar a los narcoterroristas, exponiendo los esfuerzos del país para desarmar a los excombatientes, proteger el Amazonas y erradicar a los narcotraficantes y narcoterroristas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *